El triste vínculo de Di Stéfano con Chile


El fallecido astro argentino-español jamás pudo disputar un Mundial

Un día como hoy, pero del año 1926, nació en la capital argentina el ex futbolista Alfredo Di Stéfano, considerado con amplia aceptación como uno de los mejores jugadores en la historia de este deporte. De brillantes campañas con las camisetas de River Plate en Argentina y especialmente con la del Real Madrid en España, la ”Saeta Rubia” defendió también las selecciones de estos 2 países que, pese a la gran tradición futbolística de ambos, no le permitieron al delantero saldar una de las pocas deudas de su impecable trayectoria: disputar una Copa del Mundo.

Primero con la Albiceleste, por la cual debutó en 1947 coronándose ese mismo año en el Campeonato Sudamericano, Di Stéfano no tuvo siquiera la posibilidad de enfrentar las clasificatorias a los Mundiales de 1950 y 1954, debido a las discrepancias entre la Confederación Brasileña y la Asociación Argentina que llevó a esta última a marginarse de cualquier competencia internacional durante ese periodo. Aunque para Suiza 1954 el trasandino ya se encontraba en España tramitando su nacionalización, tampoco le fue permitido por la FIFA acudir a la cita sin todos sus papeles en regla.

Ya nacionalizado y actuando para España, el multicampeón merengue no logró clasificar junto a la Furia Roja al Mundial de 1958. Parecía que su revancha por fin se daría en Chile 1962, certamen al que sí llegaron los ibéricos con Di Stéfano entre los nominados por el técnico Helenio Herrera, pero el destino diría lo contrario cuando en uno de los últimos partidos preparatorios, el atacante sufrió una desafortunada lesión que lo borró de la convocatoria. De todas formas, el también ex DT y presidente honorario del madridismo viajó a Viña del Mar junto a sus compañeros, para presenciar por una parte la temprana eliminación española en primera ronda y por otra, el escape de la que sería la última oportunidad mundialista de su carrera.

Di Stéfano junto al también histórico DT Helenio Herrera

comentarios

Previous Arjen Robben baja para siempre el telón
Next La apuesta ecológica del Mundial de Qatar