El retorno de Juan Martín


Del Potro estuvo al borde del retiro producto de sus lesiones, en más de una ocasión.

Justo antes del inicio de la Laver Cup se anunció que un importante ausente, además de Nadal, sería el número 4 del ranking ATP, Juan Martín del Potro, producto del esfuerzo realizado en el US Open. Por estos días, el tandilense es un fijo en el top ten, pero la carrera de Delpo sufrió como un constante fantasma las lesiones de su muñeca, que en más de una ocasión lo tuvieron caminando por la cuerda floja de cara al alto rendimiento.

Iniciando el año 2010, el deportista argentino marchaba dentro de los cinco mejores tenistas del orbe y arrancaba la temporada en el Abierto de Australia, donde quedaría eliminado en octavos. Desde ese momento comenzaron las molestias que derivaron en una intervención en una de sus muñecas. El post-operatorio fue bastante largo, lo cual le impidió disputar diversos torneos y quedar eliminado tempranamente en otros. De esta manera, finalizó la temporada por debajo del top 200. Al año siguiente comenzaría la temporada en el puesto número 484 del ranking, pero mejorando cada vez más, lo que le permitiría cerrar el año en el 11° lugar del ATP.

En 2010 marchaba en el 4° puesto del ATP.

Pasaron varios años y llegaron también los logros para La Torre, incluida una medalla olímpica. El 2014 nuevamente instalado en el top 5, arrancó de buena manera la temporada, pero al poco andar comenzó a presentar problemas en su muñeca izquierda, lo que lo obligó a visitar nuevamente el quirófano. La falta de partidos lo hizo cerrar el año por debajo del top 100. Ya empezando el 2015, parecía por fin ser el año de Delpo, pero en marzo comenzó a sentir molestias y debió intervenirse nuevamente, lo que derivó en un calendario con muy pocos encuentros. Así, el argentino cerró el año en 590° del ranking ATP. Por la cabeza del trasandino comienza a verse como una posible opción, el retiro.

2015 fue la temporada más compleja de su carrera.

Delpo levantó cabeza e inició la temporada 2016 por debajo del puesto 1000 del mundo. Pero este sería el año del despegue definitivo del argentino, que logró colgarse una medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Río y ganar la Copa Davis.

comentarios

Previous Los zapatos de los cracks mundiales se tiñen de inéditos colores pasteles
Next Choque de chilenas en España