El regreso del ”bigoleador” de América


Para la Copa América, se espera que el delantero de Tigres pueda mejorar la eficacia goleadora del conjunto nacional

Dentro de la nómina de 23 jugadores elegidos por Reinaldo Rueda para viajar en pocas semanas a Brasil, sin duda que la principal y positiva novedad fue la reincorporación de Eduardo Vargas. El atacante que milita hoy en el fútbol mexicano, había desaparecido de las convocatorias desde marzo de 2018, cuando Chile superó por 2-1 a Suecia en los comienzos del ciclo del colombiano al mando de nuestra selección.

“Eduardo ha tenido un semestre irregular hasta cierto punto. Pero en este momento, junto a Junior, son los goleadores internacionales de Chile y al final termina siendo titular en partidos importantes […] siete tantos en la liga mexicana hace que esté con nosotros”. Con estos argumentos, el DT del combinado nacional justificó el llamado de ”Turboman”, evidenciando la necesidad de mejorar una de las grandes falencias que ha venido arrastrando La Roja: el finiquito. En 12 partidos de la era Rueda, solo en dos (Costa Rica y Honduras) se marcó más de 2 goles y en tres de ellos, (Dinamarca, Corea del Sur y Perú) no se convirtió en el arco contrario.

Con 3 tantos, Nico Castillo es el goleador del periodo de Rueda

Y la carta elegida para romper los cerrojos en tierras cariocas, no podía ser otro que el máximo goleador de la Copa en las ediciones 2015 y 2016, que coronaron ambas a Chile como campeón. Mientras que el 2015 el formado en Cobreloa se matriculó con 4 tantos (incluyendo uno contra Ecuador, nuevamente rival en la fase de grupos este año), en la versión del Centenario aumentó su cuenta con 6 anotaciones.

Diez de sus 35 anotaciones totales por La Roja, son la mejor carta de presentación de este ”bigoleador” para su tercera Copa América, en que buscará aportar con lo que sabe para que el conjunto chileno pueda volver a soñar con la gloria continental.

comentarios

Previous Todos los detalles de la fecha 14
Next Serena Williams: Una estrella que no conoce barreras