El primer chileno en final de “Champions”


El Benfica de Fernando Riera rozó la gloria europea en 1963.

Por aquella época, el máximo certamen del viejo continente se denominaba Copa de Campeones de Europa y la final se disputó entre el Benfica y el AC Milán. El “Tata” se había iniciado como director técnico en Portugal adiestrando al Belenenses, para luego dirigir a la histórica selección nacional que alcanzó el tercer puesto en el mundial del 62. Tras la proeza mundialera, recaló en el cuadro de Lisboa contando dentro de su plantilla con una de las mayores estrellas del fútbol mundial, el también luso Eusébio.

Riera llegó en calidad de invicto a la gran final.

Al partido definitorio, ambas escuadras llegaban confiadas, luego de haber ganado cómodamente las semifinales. Los italianos derrotaron por un global de 5-1 al Dundee FC, mientras que los portugueses se impusieron por 3-1 al Feyenoord.

A los 18 minutos, la figura portuguesa anotaba para hacer presagiar que la corona sería para las Águilas, pero José Altafini marcó en dos ocasiones para los rossoneri, lo que terminaría inclinando la balanza hacia el cuadro capitaneado por Cesare Maldini, padre del hoy también mítico Paolo Maldini.

La Pantera fue el encargado de abrir el marcador.

Posterior a aquella caída, Riera volvería a Chile, al banco de Universidad Católica, para luego seguir su recorrido por el mundo, dirigiendo a insignes clubes como Boca Juniors, Monterrrey, Olympique de Marsella, Sporting de Lisboa, Porto, entre otros.

comentarios

Previous La Estrella que no alcanzó Colo Colo
Next 9 locuras del "titán"