El “Maracanazo” chileno


Se conmemoran 32 años de uno de los hitos más recordados en la historia del balompié nacional.

Un día como hoy, pero de 1989, ocurría el famoso “Condorazo” protagonizado por Roberto Rojas, en el duelo que enfrentaba a las selecciones de Chile y Brasil por la última fecha de las Clasificatorias rumbo al Mundial de Italia 1990.

Los jugadores de la selección chilena se retiraron de la cancha tras el incidente.

El encuentro estaba marcado por ser decisivo para la clasificación de la selección chilena a la Copa del Mundo. Una victoria le aseguraba los pasajes a Italia. El primer tiempo del cotejo terminó sin goles, y al inicio de la segunda mitad Careca marcó el 1-o para Brasil. Con aquel resultado, Chile se quedaba fuera de la cita planetaria. En el minuto 67´se desató la polémica: cayó una bengala en la cancha y el “Cóndor” Rojas se desplomó, simulando ser herido por ella. En ese preciso instante todo se descontroló, Patricio Yáñez se llevó sus dos manos hacia sus genitales, manifestando su rabia por la situación ocurrida. Los jugadores de la selección chilena se empezaron a retirar del terreno de juego, mientras que el árbitro Juan Carlos Loustau y comisionarios de la FIFA intentaban reanudar el partido a toda costa.

El gesto realizado por el delantero de la selección chilena se recuerda como el famoso “Pato Yáñez”.

El hecho trajo diversas repercusiones. En Chile, alrededor de 4 mil personas se congregaron en las afueras de la embajada de Brasil, pidiendo justicia y causando daños notorios en el edificio. Los medios de comunicación tampoco estaban ajenos a esto, ya que en buena parte se encargaban de “nutrir” la impetuosidad de la fanaticada chilena. En Brasil, la policía logró identificar a la persona que lanzó la bengala a la cancha. Se trató de Rosenery Mello do Nascimento, una hincha brasileña que en aquel entonces tenía 24 años de edad. Fue detenida, pero posteriormente quedó en libertad por falta de pruebas en su contra.

Los diarios en Chile manifestaban su pensar respecto a lo sucedido.

Gracias a las cámaras presentes en el partido, se pudo identificar que las heridas sufridas por el arquero de la selección chilena no fueron producto de la bengala, sino que el mismo portero confesó haberse cortado con una cuchilla. Como consecuencia, a Chile se le privó la participación en las Clasificatorias rumbo al Mundial de Estados Unidos 1994, y el “Cóndor” Rojas fue marginado del fútbol profesional hasta el año 2000. Además, hubo sanciones para los “cómplices” del hecho: Sergio Stoppel (presidente de la Federación de Fútbol de Chile) fue castigado con 5 años sin dirigir, y Fernando Astengo (defensa de Chile) sufrió 4 años sin jugar.

 

comentarios

Previous Una leyenda celebra: Carlos Valderrama cumple 60 años.
Next Los posibles reemplazantes de Robbie Robinson en “La Roja”