El insólito gol anulado por un jeque


El escándalo que se formó en la cancha de Valladolid.

En el mundial de España 1982, se vivió uno de las escenas más curiosas y controversiales en la historia de la máxima cita planetaria de fútbol: El jeque de Kuwait, Fahad Al-Ahmed Al-Jaber Al-Sabah, anuló un gol válido de Francia.

Es sabido que el mundial nos deja un sin número de anécdotas y recuerdos, tanto dentro como fuera de la cancha. En esta historia, parece combinarse un poco de las dos. La selección de Kuwait tuvo su primera y única participación en una Copa del Mundo, en la edición de 1982. Tras conseguir un valioso empate en el primer partido ante la extinta Checoslovaquia, el combinado asiático debió enfrentar a Francia comandada por Michel Platini, el equipo más duro del grupo.

El sorteo de los capitanes ante el árbitro Miroslav Stupar.

Nadie se sorprendía cuando la selección gala se imponía por 3 tantos a 1, con goles de Bernard Genghini, Michel Platini y Didier Six. El descuento kuwaití a través de Abdulaziz Al Balushi, hacía la derrota de este humilde cuadro un poco más digna, ante uno de los grandes equipos del torneo. Lo que sí sorprendió, fue la reacción del Presidente de la Asociación de Fútbol de Kuwait y además hermano del jefe de estado del país asiático, ante el cuarto gol francés, obra de Alain Giresse.

Los kuwatíes reclamaban que un ‘pitazo’ venido desde las gradas del Estadio José Zorrilla de Valladolid, hizo que el equipo se detuviera en seco ante el ataque francés y por eso Giresse había entrado al área con tanta facilidad para anotar. Ante esta situación Fahad Al-Ahmed, jeque que presidía el fútbol del país ubicado al norte del Golfo Pérsico, realizó desde las tribunas una gran cantidad de señas a sus jugadores para que no reanudaran el partido.

Al parecer el jeque Kuwaití se lo tomó con humor.

Rápidamente, bajó desde las tribunas un hombre con una túnica blanca y un turbante rojo, a hablar directamente con el árbitro del encuentro, el soviético Miroslav Stupar. De manera insólita además, nadie dentro de la organización ni de la seguridad del estadio, hizo amague alguno para detener la reacción de Fahad Al-Ahmed, llegando éste a dialogar directamente con el árbitro y consiguiendo su objetivo tras minutos de discusión, al ser anulado el tanto de Giresse por el juez del partido.

El escándalo que se formó en la cancha de Valladolid.

Una decisión que le costó caro, ya que después el árbitro soviético fue castigado de por vida como juez internacional de la FIFA, por dejar invalido un gol por circunstancias ajenas al juego. El jeque también fue multado con una gran suma de dinero y poco se supo después de su figura en el mundo del fútbol. El partido terminaría finalmente 4 a 1 en favor de los franceses, que pudieron anotar un cuarto gol mediante Maxime Bossis, en uno de los partidos más polémicos en la historia de las copas del mundo.

 

 

 

 

 

 

comentarios

Previous Salas y la escalera al cielo
Next Pitazo inicial: El partido con el que arranca la Copa del Mundo