El héroe silencioso de Estambul


Los guantes de Jerzy Dudek fueron fundamentales para que el Liverpool alzara su quinta Copa de Europa

Sokół Pniewy, Feyenoord, Liverpool y Real Madrid, fueron los equipos que defendió el polaco Jerzy Dudek a lo largo de sus 15 años de carrera, dejando sin duda su mayor huella en el cuadro de la ciudad que vio nacer a Los Beatles. Con los Reds, Dudek conquistó 4 copas locales, la Liga de Campeones 2004-05 y la Supercopa de Europa de ese mismo año.

Si hubiera que elegir entre las más memorables finales que ha tenido la Champions League, seguramente en cualquier conteo estaría siempre incluida la de la temporada 2004-05 entre el Liverpool y el Milan. Se enfrentaban 2 grandes de Europa, cada uno con importantes jugadores en sus plantillas y tras un primer tiempo arrollador de los rossoneri, que se adelantaron por 3 goles en el marcador con tantos de Maldini y dos de Hernán Crespo, los ingleses aprovecharon 6 minutos brillantes en la segunda mitad para empatar el partido y terminar imponiéndose en penales.

La correcta lectura desde la banca del DT Rafa Benítez para conseguir la remontada y los goles de Gerrard, Smicer y Xabi Alonso, podrían ni siquiera haber servido de no ser por la providencial doble atajada del polaco en tiempo de prórroga, frente a un cabezazo y posterior remate de Andriy Schevchenko que hubiera echado toda la hazaña por el suelo.

Ya en la definición desde los 12 pasos, el hoy cumpleañero volvió a vestirse de héroe al contener los disparos de Andrea Pirlo y del mismo delantero ucraniano, sellando para el Liverpool la obtención -por quinta y hasta ahora última vez- del máximo trofeo europeo a nivel de clubes.

comentarios

Previous El olvidado debut de Sampaoli con La Roja
Next El gol imposible de Aravena