El Halloween del fútbol chileno


Aprovechamos la festividad para un recuento de futbolistas que marcaron época incorporando disfraces en sus celebraciones, más recordados a veces por sus pintorescos festejos que gracias a su desempeño dentro de la cancha

La primera década de los años 2000 en el fútbol criollo, estuvo caracterizada por el ya obsoleto sistema de play-off adoptado desde el fútbol mexicano, grandes planteles como el de Cobreloa 2004, Colo Colo 2006 y Everton 2008 y jugadores que dejaron su huella ya fuera por sus habilidades con el balón o, en este caso que rememoramos, por la originalidad de sus celebraciones.

Uno que hizo escuela en este sentido, incluso más allá de nuestras fronteras, fue Sebastián ”Chamagol” González. El actual comentarista deportivo, desarrolló gran parte de su carrera en diversos equipos del fútbol mexicano y aunque su único título allá lo conquistó con el Tigres, fue el Atlante el que más pudo disfrutar de sus goles y donde precisamente patentó sus característicos festejos. Como admirador del comediante Chespirito, el medallista olímpico de Sidney solía acompañar sus anotaciones representando al Chapulín Colorado o personajes de la vecindad del Chavo del Ocho.

Al igual que Chamagol, sobrino del histórico Chamaco Valdés, el siguiente en esta nómina también lleva en la sangre el linaje futbolístico. Siguiendo los pasos de su tío Oscar Fabbiani, campeón con Palestino en 1978, Cristian ”El Ogro” Fabianni llegó al cuadro árabe en 2004 y en su corta estadía, marcó en 25 partidos un total de 16 goles, algunos de los cuales celebró haciendo honor a su apodo con una máscara del animado personaje Shrek.

Cerrando la lista de invitados, dos delanteros nacionales que tras colgar los botines dieron el salto a la televisión. El primero, Marco Olea, antes de su aparición en el programa de cocina MasterChef de Canal 13, repartió goles a lo largo del país en clubes como Audax Italiano, Universidad de Chile, Everton y Deportes Iquique, siendo apodado ”El Caballero del Gol” por su característica celebración con una corbata del color del equipo de turno. El segundo, Juan Pablo Úbeda, seguramente más recordado por sus líos de farándula y vida nocturna, tuvo en cancha sus mejores presentaciones en Colo Colo y Unión Española, donde se identificó con la máscara de Spiderman que acompañaba cada uno de sus festejos.

¿Qué recuerdos tienen de estos aficionados a los disfraces?

comentarios

Previous Los goles que juntaron a Salas y el nuevo técnico del Real Madrid
Next La primera colorada de Matías