El fútbol en tiempos de Dictadura


Desde intervenciones directas en clubes nacionales hasta escándalos a nivel de Selección, varios fueron los cruces entre el deporte rey y el régimen dictatorial de Augusto Pinochet

Un 6 de junio de 1973, Colo Colo caía por 2-1 frente a Independiente en el Estadio Centenario de Uruguay. Dicho encuentro correspondió al desempate por la final de la Copa Libertadores de ese año, ya que en la ida habían empatado 1-1 en Buenos Aires y 0-0 por la vuelta en Santiago. A pesar de la derrota en la instancia decisiva, la notable campaña internacional del Cacique logró unir a un país en medio de un año políticamente agitado y, según diversas investigaciones, tuvo también el mérito de ”retrasar” el levantamiento de armas en contra del gobierno de Allende.

A finales del mes de septiembre de ese mismo año, recién consumado el Golpe Militar, la selección chilena debía viajar a Moscú para enfrentar a la Unión Soviética en duelo válido por el repechaje clasificatorio al mundial de 1974, rescatando un trabajado empate sin goles del que apenas quedaron registros fotográficos y audiovisuales. En el partido de vuelta programado para noviembre, se vivió de principio a fin un auténtico bochorno, comenzando por la delegación de la FIFA que hizo la vista gorda y autorizó jugar en un Estadio Nacional que ya era utilizado como centro de detención y tortura, pasando por el gol simbólico de Chamaco Valdés ante la no presentación del combinado soviético y culminando con la goleada de 5-0 que le propinó a La Roja el Santos brasileño.

”El gol de la verguenza” de Chamaco que clasificó a Chile al mundial de 1974

Figura de ese Colo Colo finalista de la Libertadores y también de la Selección, Carlos Humberto Caszely protagonizó varios desencuentros con Pinochet y el resto de la Junta Militar. El primero de ellos tuvo lugar en el edificio Diego Portales, donde el goleador respondió a los vejámenes sufridos por su madre negándole el saludo al General en la despedida de la selección previo al Mundial de Alemania. Años más tarde, Caszely sufriría la censura del régimen al ser marginado sin explicaciones de las eliminatorias a Argentina 1978 y luego de la Copa América de 1983. La revancha vendría por partida doble: primero en la despedida del delantero, que con lienzos y cánticos fue un verdadero acto de oposición al mandato de Pinochet y, acto seguido, con la activa participación de Caszely en la campaña publicitaria del No.

Cazsely en la franja del No junto a su madre Olga Garrido, detenida y torturada en tiempos de Dictadura

A nivel de clubes, un hito clave de la intervención dictatorial fue la elección en 1975 del general de Carabineros, Eduardo Gordon Cañas, para encabezar la Asociación Central de Fútbol. Bajo su mandato fue que se trasladaron al ámbito futbolístico una serie de lineamientos del nuevo modelo político y económico. Con financiamiento de Codelco se fundó el cuadro de Cobreloa, que gracias a sus éxitos nacionales e internacionales, mantuvo apaciguados por varios años a un importante foco sindical como eran los mineros del norte. Grandes inyecciones de capital favorecidas por el neoliberalismo, fueron también claves en las buenas campañas de clubes como Everton, Palestino y Unión Española en la década de los 70.

Con solo 5 años de existencia y un importante financiamiento estatal, el Club Deportes Cobreloa fue 2 veces finalista de Copa Libertadores

Durante toda esta época, se explotó también al máximo el raigambre popular de Colo Colo, a través de transmisiones de amistosos que mantenía a la gente en casa frente al televisor o el ofrecimiento del mismo Pinochet para financiar su estadio que, contrario a los mitos, finalmente no llegó a materializarse. En el caso de la Universidad de Chile, bajo la dirigencia de un acérrimo pinochetista como Rolando Molina fue que el club se separó definitivamente de la casa de estudios. Además, un proyecto concreto de la Unidad Popular de construir un estadio para el conjunto laico junto a viviendas sociales cerca del Parque Araucano, se vino definitivamente abajo con el Golpe Militar.

Finalmente, el general Gordon fue directo responsable de uno de los mayores escándalos en la historia de nuestra selección, con la complicidad del entrenador Pedro García e incluso funcionarios del Registro Civil. Ocurrió en el verano del año 1979, cuando se destapó que prácticamente todos los seleccionados que viajaron al Sudamericano sub 20 de Paraguay excedían la edad límite, habiendo logrado ser inscritos gracias a la adulteración de sus pasaportes. En dicho entuerto que terminó incluso con penas de cárcel, participaron grandes promesas del fútbol chileno tales como el Cóndor Rojas, Raúl Ormeño, Mariano Puyol, Osvaldo Hurtado y Juan Carlos Letelier, algunos de los cuales se repetirían el plato en otro bochorno histórico como fue el Maracanazo de 1989.

El recordado Maracanazo fue el corolario de una generación formada bajo la consigna del ”todo vale”

Algunos de los episodios que demuestran que ni siquiera el deporte más popular del país y del planeta, tal vez por el mismo motivo, pudo estar ajeno a los vaivenes políticos de un convulsionado periodo en la historia de Chile.

comentarios

Previous La quinta etapa del Rally Mobil
Next Rueda mueve su tablero