El equipo navideño


Conoce al FC Santa Claus, escuadra que en colores y valores rinde tributo al emblemático personaje de la Navidad

Fundado en 1993 a partir de la fusión entre la empresa Rovaniemen Reipas y el equipo local Rovaniemen Lappi, el FC Santa Claus tiene su sede a solo 10 kms. del círculo Polar Ártico en la provincia finlandesa de Laponia, que según la tradición popular corresponde a la residencia oficial de Papá Noel. El cuadro que, además del nombre y la insignia, lleva los colores rojo, blanco y verde característicos de esta festividad, milita hoy en la tercera división de su país integrado en su mayoría por estudiantes y trabajadores no profesionales del balompié.

Pese a los irregulares resultados deportivos del equipo (en la última temporada vio de cerca el descenso al perder 16 de sus 20 partidos), disfrutan naturalmente de un tremendo éxito comercial, con patrocinadores de la talla de Puma, EA Sports y Bwin. Las importantes inyecciones económicas que recibe el club en auspicios, le permite continuar firme en la labor de promover el deporte en su localidad, contando con filiales juvenil y femenina e incluso una rama de fútbol sala.

En cuanto a historia, cuenta entre sus mayores orgullos haber ganado en 1994 la extinta Midnattsolscupen, torneo cuyo nombre se traduce como ”Copa del sol de medianoche” debido a que, literalmente, se jugaba durante la época estival en que el polo norte observa ese inusual fenómeno. También un amistoso que disputaron en 1997 frente al Crystal Palace de Inglaterra ante aproximadamente 4.500 personas, el doble de la capacidad de su estadio actual.

Ahora que su plantilla disfruta de las vacaciones gracias a las temperaturas de (-30)° C que impiden rodar el balón durante los meses de invierno, más de algún aficionado seguirá anhelando un ascenso que nunca han conseguido a la Veikkausliiga, primera división del fútbol finlandés. Y no faltará el niño que se anime a pedirlo en su carta al ”Viejito Pascuero” con mayores esperanzas que cualquier otro hincha del mundo. Después de todo, es su propio equipo.

comentarios

Previous Un doblete lleno de emociones
Next El día que el fútbol pausó una guerra