El día en que Riquelme aguó la fiesta de Zidane


Terminando la temporada 2005/2006 se vivió un recordado partido en la liga española.

Un 7 de mayo de 2006, Zinedine Zidane disputó su último partido en el Santiago Bernabeu como jugador del Real Madrid. El reducto del cuadro merengue preparó una fiesta para el histórico volante francés con una serie de cantos, pancartas, lienzos y distintas muestras de afecto por parte de las 78.000 almas que llegaron a despedir al campeón del mundo en 1998.

El rival era Villarreal, que por esos años realizó grandes campañas tanto a nivel local como internacional, con Manuel Pellegrini en la banca y con nombres como Diego Forlán, Marcos Senna, Juan Pablo Sorín, Santi Cazorla y Juan Román Riquelme. Este último se encontraba jugando sus últimos meses en el “Submarino Amarillo” y se encargó de demostrar su nivel en un partido relevante para el medio futbolístico.

El resultado terminó siendo un 3 a 3, con un doblete de Julio Baptista y un cabezazo de Zidane para la “Casa Blanca”, mientras que para el visitante marcó Diego Forlán en dos oportunidades y Mejía en contra. Fue un partido que tuvo varias llegadas, con un Zizou corriendo como un juvenil, pero viendo cómo la gran figura de la jornada terminó siendo el número 8 del equipo contrario.

El ex Boca Juniors desplegó toda su técnica y fue el protagonista en la despedida madrileña del astro francés. Años más tarde, el actual técnico del Real Madrid se refirió a la actuación del ex Boca Juniors en el diario francés L’Equipe: ”Acá lo único cierto es que Riquelme es un jugador mágico que con su calidad arruinó mi despedida en el partido en el que igualamos a 3 con Villarreal, ese día nos volvió locos a todos. Es un honor haberme retirado con su camiseta en mis manos”.

Y es que cuando el árbitro señaló el final del duelo y la ovación bajó para Zinedine Zidane, éste se encontró con Juan Román Riquelme rumbo al túnel del estadio, donde intercambiaron camisetas. Un partido que se miraba como una fiesta para el francés, terminó siendo el encuentro de dos cracks en Madrid.

 

comentarios

Previous Un debut soñado y engañoso
Next Origi y Wijnaldum: los inesperados salvadores de Klopp