El campeón silencioso: Oda a N’Golo Kante


France's midfielder N'Golo Kante poses with the World Cup trophy during the trophy ceremony at the end of the Russia 2018 World Cup final football match between France and Croatia at the Luzhniki Stadium in Moscow on July 15, 2018. / AFP PHOTO / FRANCK FIFE / RESTRICTED TO EDITORIAL USE - NO MOBILE PUSH ALERTS/DOWNLOADS

El volante francés fue uno de los jugadores más regulares del torneo, pese a que no pudo mostrar su mejor versión en la final.

Los jugadores que mantienen un bajo perfil, generalmente no se llevan los premios ni los flashes. Este es el caso del francés N´Golo Kante, un volante central que hasta comienzos de la temporada 2015/2016 era un completo desconocido para el planeta fútbol, pero que en la actualidad es indiscutidamente uno de los mejores del mundo en su puesto.

Parte de las raíces africanas que abundan en el equipo campeón del mundo, el “13” de origen maliense, es de esos jugadores que dejan todo sobre el césped. Esa característica que tanto agrada a los hinchas del fútbol, fue adquirida quizás en gran parte por la difícil historia de vida que acompaña a Kante. Primero porque desde muy pequeño ayudó a sus padres y ocho hermanos a enfrentar la complicada vida en el barrio Rueil Malmaisonpara, en los suburbios de París, recorriendo grandes distancias en busca de cartones y distintos desperdicios, para posteriormente reciclarlos y llevar un poco de dinero a su hogar.

Un joven N´Golo Kante defendiendo la camiseta del Caen.

Segundo, porque su historia futbolística no se inició en la comodidad de los cadetes del PSG, Mónaco o del Olympique de Marsella. En palabras del propio jugador, fue rechazado por muchos clubes de la primera división del fútbol francés, por lo que a los 19 años tuvo que empezar desde abajo, en la sexta división con el modesto Boulogne. Poco a poco fue subiendo hasta llegar al primer equipo y tras mucho remar contra la corriente, llegó en 2013 al Caen, club con el que subió a la Ligue 1 en su primera temporada. De ahí en adelante la historia es más o menos conocida, en 2015 llegó al Leicester City y los “foxes” se coronaron campeones por primera vez en su historia. Luego de su tremendo año, se marchó a Chelsea y volvió a ser el campeón de Inglaterra. El esfuerzo dio frutos y hoy es uno de los mejores jugadores de la Premier League.

Se hizo mundialmente conocido luego de su tremendo paso por Leicester City.

Luego de alcanzar el éxito, era esperable que Kante fuera llamado a la selección francesa y así se produjo su debut en 2016 ante Holanda. Perdió la final de la Eurocopa 2016 ante Portugal, no ingresando en aquel encuentro. De todas maneras, la vida tendría una revancha con él y los galos. Así llegó el reciente mundial de Rusia 2018, en el cual el volante ya contaba con el reconocimiento del medio a nivel mundial y la titularidad asegurada en el equipo dirigido por Didier Deschamps.

Jugó desde el inicio los 7 partidos que disputó su país y fue el segundo jugador que más distancia recorrió en toda la cita planetaria con 68,5 kilómetros, estadística que dominó en gran parte de toda la copa, pero en que terminó relegado por el croata Ivan Perisic, el cual además de tener un despliegue y sacrificio admirables, jugó tres prórrogas y los 90′ en la final. Justamente el partido definitorio, sin ser malo, fue el más bajo de toda la copa para el volante del Chelsea, en gran parte por el alto nivel mostrado anteriormente y por una tempranera amarilla por una falta en contra del mismo Perisic, que terminó condicionando la refriega característica del francés. Recordemos que Kante, a pesar de su posición y el gran despliegue en el campo, solo sumó 11 faltas y recibió solo 2 amarillas en todo el mundial, la primera a los 87′ en la semifinal ante Bélgica y la mencionada en la final.

En Chealsea se transformó en el primer jugador de campo en transformarse bicampeón de la Premier League consecutivamente con dos equipos distintos.

En un mundial donde la tónica fue presionar a los volantes rivales, ya sea en la mitad o en los 3/4 de la cancha, Kante no solo es un jugador que corre todo el mediocampo, también tiene la movilidad para ser siempre una opción de pase para sus compañeros y posee un más que aceptable trato del balón. De sus 365 pases realizados en el mundial, 324 fueron correctos, siendo 216 de ellos de media distancia y 23 de larga distancia, cuestión que nos grafica que el francés no solo “juega para el lado”, sino que también aporta en gran parte en la apertura de la cancha tan propia de este equipo. Además es un jugador veloz, por lo que también puede ganar metros en el campo y avanzar en la línea de pase, siendo el equilibrio entre la defensa y el ataque.

Todo el trabajo realizado por el volante central es resaltado por el propio equipo campeón. “Con Kanté todo parece fácil y simple, y yo sé que no siempre es así porque yo jugué en su misma posición”, declara el ahora icónico técnico Didier Deschamps. Por su parte, su compañero Paul Pogba señaló que “Debe tener unos 15 pulmones, de lo contrario, no entiendo cómo se puede correr tanto”. En la misma interna le dedican un montón de canciones, cuestión que fue replicada por toda la gente en la celebración que están teniendo los franceses en París.

Lo cierto es que el calvo jugador pasó en solo 4 años de ser un jugador poco conocido a ser campeón del mundo. Todo esto acompañado de un bajo perfil que lo ha acompañado durante toda su carrera, cuestión que se vio incluso terminado ayer el partido frente a Croacia. En segundo plano y cuando la mayoría del plantel se había fotografiado con la copa del mundo, él espero mucho tiempo para pedirlo, siendo Steven N´Zonzi quien le llevó el trofeo para que lo tomara y se inmortalizara con el.

Kante con la medalla y la copa de campeón del mundo.

Sin duda que N´Golo Kante ya quedó en los registros históricos del fútbol, a los cuales llegó con mucho esfuerzo y trabajo silencioso, recibiendo a la fecha un montón de distinciones individuales en la Premier League, FIFA, medios especializados e hinchas. En una historia digna de admirar, ese pequeño volante de 1,68 metros, se transformó en una de las grandes figuras del fútbol francés y ahora puede dormir sabiendo que alcanzó la gloria, aquella que te señala como un campeón del mundo.

 

 

 

 

 

 

 

comentarios

Previous El triunfo de la inmigración
Next Una experiencia única