El camino de Luis Núñez


El tiempo pasa y las oportunidades no vuelven. El ex Magallanes perdió la opción de destacar.

Lo primero que uno encuentra al momento de buscar información de Luis Núñez, es la reciente noticia de que se encuentra prófugo de la justicia por un supuesto homicidio. Es el lamentable presente de un tipo que en su tiempo fue un gran jugador de fútbol, pero que cometió errores.

Llegó a las divisiones menores de Universidad Católica a principios de los 90, aunque fue en tercera división con Municipal Las Condes donde con 19 años sumó sus primeros minutos en el fútbol en 1999. Durante ese periodo tuvo una llamativa incursión en el extranjero: estuvo seis meses en el Jacksonville Cyclones de Estados Unidos, en lo que podríamos denominar la “Liga B” de tal país.

Sin oportunidades en San Carlos de Apoquindo, se unió a las filas de otro histórico cuadro nacional como es Magallanes. Allí encontró regularidad jugando en la Primera B criolla durante cuatro temporadas, mostrando grandes condiciones como “10”, a pesar de su corta edad por esos tiempos. En 2005 llegó su primera gran oportunidad en la actividad: Unión San Felipe lo contrata para afrontar la división de honor. Aunque los de Aconcagua no pudieron mantener la categoría, “Lucho Pato” empezó a hacerse un nombre, por su habilidad y por las polémicas. Recordado es el episodio con el ex árbitro Braulio Arenas, juez que fue acusado de llamar al volante “Traficante de la Legua”, en alusión a su comuna de origen.

Pero su gran chance vino el año 2007. Universidad Católica confió en él y lo fichó para afrontar el campeonato chileno. Con el peruano José Guillermo del Solar en la banca, los cruzados pelearon palmo a palmo el título con el Colo Colo de Claudio Borghi. A pesar de que finalmente los albos se llevaron el trofeo, Núñez dejó una muy buena impresión, anotando goles y siendo parte fundamental del juego de su equipo. Lamentablemente, nunca volvió a tener un nivel tan destacado como ese año. El capitalino volvió a vestir la franja entre 2008/2009 y a pesar de tener chispazos de buen fútbol, con participaciones incluso en torneos internacionales, no se logró afianzar.

Incluso se dio el lujo de jugar en el extranjero. Universitario de Perú lo tuvo en sus filas al igual que Universidad Católica de Ecuador, pero en ninguno de los dos clubes logró gravitar y finalmente volvió a Chile. Palestino, Ñublense, Huachipato y O’Higgins fueron otros clubes que le dieron una oportunidad, pero éstas no fueron aprovechadas. En la institución celeste llegó a ser marginado completamente por el técnico José Cantillana, debido a problemas con sus compañeros.

El oriundo de La Legua en su paso por el fútbol incaico.

Deportes Concepción en 2012 fue su última parada. Tras unos meses en los lilas se decidió no renovar su contrato, ya que no estaba resuelta su situación judicial, al verse vinculado a una banda que realizaba robos a cajeros automáticos. Mientras se realizaba el proceso, “Lucho Pato” jugó para el equipo del Sifup y así fue como se retiró en silencio de las canchas.

Concepción, la última estación de “Lucho Pato”.

No tiene caso seguir recordando más episodios conflictivos en la vida de Luis Núñez. Solo nos queda decir que es un caso visible de muchos con grandes habilidades para el deporte, que por distintas circunstancias se terminan alejando de la actividad e hipotecando un camino que pudo haber sido totalmente distinto.

 

 

 

comentarios

Previous Se reducen los chilenos en el ATP
Next El drama del Mónaco