Dino Zoff, el mítico guardián italiano


El campeón del mundo en 1982 cumple un año más de vida.

En su momento, fue rechazado. Siempre le gustó jugar bajo los tres tubos, pero en su adolescencia, la falta de estatura le cerró muchas puertas cuando asistía a las pruebas de cadetes. Inter de Milán y la propia Juventus, no lo aceptaron en aquella época. Siguió intentando y el tiempo le dio altura (1,82 metros) para cumplir su sueño, convirtiéndose posteriormente en leyenda. Un día como hoy pero del año 1942, nace Dino Zoff, uno de los mejores porteros en la historia del fútbol.

Oriundo de Mariano de Friuli, tuvo que trasladarse a otra ciudad para poder debutar como profesional, siendo Udinese el club que le permitió llegar al Calcio. Las primeras temporadas fueron duras, ya que el equipo descendió a la Serie B en 1961, el mismo año de su estreno. A la sesión siguiente logró dar que hablar y así fue como el Mantova puso sus ojos en él, quedándose en el elenco de Mantua hasta 1967, cuando llegó a reforzar al Napoli, demostrando su valía y siendo ponderado como uno de los mejores arqueros de Italia.

Así fue como llegó a la Juventus, la institución que no lo había considerado con anterioridad y ahora pedía sus servicios. Con la Vecchia Signora llegaron los primeros títulos a nivel de clubes: 6 Serie A, 2 Copa Italia y 1 Copa de la UEFA, es el saldo de Zoff con el cuadro de Turín. Allí permaneció desde 1972 hasta 1983, siendo todo un símbolo para el club.

Con la Azurra su gloria aumenta. Ganó la Eurocopa de 1968 y la Copa del Mundo de 1982, siendo el único italiano en ganar ambas competiciones. Jugó 112 encuentros con su país y posee el récord de imbatibilidad a nivel de selecciones: 1.142 minutos sin recibir un gol, marca que fue detenida por el haitiano Emannuel Sannon, en el mundial de Alemania 1974. También es el jugador más longevo de la historia en coronarse en una cita planetaria: Tenía 40 años cuando levantó el trofeo mundial, con la jineta de capitán en su brazo.

“Sólo hay una cosa contra la que no puedo luchar: La edad”, señaló en 1983, su último año como futbolista activo y que lo llevó a seguir ligado al fútbol, esta vez como entrenador. Dirigió a la Juventus, Lazio, Fiorentina y la selección italiana, no pudiendo reeditar las glorias como jugador. Eso sí, no se quedó con las manos vacías, ya que ganó la Copa Italia y la Copa de la UEFA en la temporada 1989/1990.

“Dino era el jugador más importante de la selección italiana en 1982. Era él quien representaba a la Squadra. Era una referencia para todo el equipo, y para mí el primero”, rememora el gran goleador Paolo Rossi, mientras que su técnico en el mundial de España, Enzo Bearzot, lo calificó como “un guardameta equilibrado, que sabía mantener la calma en los momentos más difíciles o de mayor euforia. Siempre fue discreto, tanto por modestia como por respeto a sus rivales. Al final del partido contra Brasil vino a darme un beso en la mejilla, sin decir ni una palabra. Para mí, ese instante fugaz fue el momento más intenso de la Copa Mundial”.

Su figura es tan reconocida, que en el famoso animé de fútbol, Supercampeones (o Captain Tsubasa), aparece un guardameta de nombre “Dino”, en alusión a Zoff. De esta forma, son 77 años de un tipo que lo ganó casi todo y que ahora se encuentra alejado de las canchas. Eso sí, en gloria

comentarios

Previous El sueño norteamericano
Next Mick Jagger, el hincha menos deseado