¿Cómo es que Pinto llegó al Barcelona?


En 2008 el Barcelona fichó a Pinto para tener una buena opción en la portería.

Durante poco menos de un decenio, el guardameta José Manuel Pinto fue el eterno suplente de Víctor Valdez en el arco del Barcelona. Varios recuerdan al ex jugador por su excéntrico estilo y por su a veces dubitativo nivel. Durante siete años en el cuadro culé, logró conseguir dos Champions, cuatro ligas, dos Copas del Rey, cuatro Supercopas de España, dos Supercopas de Europa y dos mundiales de clubes, pero todos sin ser protagonista y permaneciendo la mayor parte del tiempo en el banquillo. Además, compartió vestuario con leyendas del balompié.

Pinto posando con todos sus trofeos y familia.

Pero antes del Barcelona, el cancerbero (y músico además) tuvo logros individuales y distinciones que condujeron a su fichaje por el poderoso club catalán. Wahín (su nombre artístico) nació futbolísticamente en el Betis, comenzando en el equipo B, para ser promovido al primero el año 1997. Sus buenas actuaciones en el conjunto sevillano, lo llevaron a fichar por el Celta donde jugó sus primeros partidos internacionales.

Fichó por el Celta en 1998, permaneciendo allí diez años.

El año 2004, el cuadro gallego desciende a la Liga B y Pinto se erige como titular indiscutido. En 2005 se produce el retorno a primera y Pinto vive la mejor temporada de su carrera, logrando conseguir el Trofeo Zamora, que lo acreditaba como la portería menos vencida de La Liga con 28 goles en contra. De esta manera, en enero de 2008 abandona el elenco celeste para fichar por el FC Barcelona, dejando atrás una marca de 226 partidos y 250 goles recibidos en todas las competencias disputadas.

comentarios

Previous Sydney 2000: Una generación de bronce
Next El triste gol del Barti