Buffon y otros cinco cracks sin Champions


El PSG del guardameta italiano fue eliminado en los octavos de final de la presente Liga de Campeones

Contra varios pronósticos adversos, el Manchester United sin el lesionado Alexis Sánchez, consiguió la hazaña de revertir la serie frente al Paris Saint Germain, que llegaba con ventaja de 2-0 en la ida y mostró incluso un mejor juego en la jornada de ayer. El 3-1 a favor de los Diablos Rojos, con doblete de Lukaku y el penal convertido por Rashford a los 90′ de partido, golpeó fuerte en el conjunto parisino a su arquero Gianluigi Buffon, que ya al borde del retiro vio frustrado una vez más su anhelo de levantar la Orejona.

Y es que el codiciado título continental ha sido especialmente esquivo con el campeón del mundo en Alemania 2006, considerado aun a sus 40 años entre los mejores porteros de la actualidad. Antes de llegar a la capital francesa precisamente con la idea de poder sacarse esa espina, el portero ex Juventus rozó la gloria cayendo en 3 finales de Champions: la primera frente el Milan en 2003 y luego en 2015 y 2017 ante Barcelona y Real Madrid, respectivamente.

Así como el caso de Gigi, revisamos el de otras grandes estrellas en su mayoría retirados ya del fútbol, que tampoco pudieron sumar a su palmarés el trofeo del máximo torneo de clubes de Europa:

1- LOTHAR MATTHAUS: Campeón de la Euro 1980 y del Mundial de Italia 90 con su selección, el centrocampista que también posee el récord de mayor cantidad de participaciones en Copas del Mundo (5) ganó todos los posibles títulos locales con el Bayern Munich, pero jamás la ansiada Liga de Campeones. Su primera final y caída en dicho torneo sería en la Copa de Europa de 1987, donde los bávaros sufrieron una remontada del Porto y terminaron inclinándose por 2-1. Con la misma dinámica y marcador, el teutón volvería a ver esfumarse el sueño en la Champions 1998-99, en cuya final el Bayern arrancó ganando y cuando Matthaus ya había sido sutituido para los abrazos, vinieron los 2 goles del Manchester United en tiempo de descuento, firmando una de las remontadas más épicas que se recuerden en la competición europea.

2- MICHAEL BALLACK: Al igual que su compatriota Lothar Matthaus, el Kaiser alemán perdió 2 finales de Champions League, con la diferencia de que lo sufrió con 2 camisetas distintas. Primero en la temporada 2001-02, donde vistiendo los colores del Bayer Leverkusen fue triste espectador de la volea de Zidane que consagró campeón al Real Madrid y años después, en la versión 2007-08, jugando para el Chelsea se inclinó por penales ante el Manchester United de Cristiano Ronaldo.

3- FRANCESCO TOTTI: El caso del eterno capitán de la Roma es especial, ya que podría decirse que ingresa en este listado casi por opción propia. Y es que como el mismo Gladiatore declaró en alguna oportunidad, ”si me hubiera ido al Real Madrid, tendría 3 Champions y 2 Balones de Oro”, pero válida y admirablemente se mantuvo fiel durante toda su carrera al cuadro de La Loba, siendo los cuartos de final de la edición 2007-08 su mejor resultado en los varios años que participó.

4- RONALDO: Campeón del mundo primero como suplente en USA 1994 y luego como protagonista el 2002 con la selección brasileña, dos veces Balón de Oro y ganador de otros 9 títulos en Europa, incluida una Copa de la UEFA con el Inter junto a Zamorano, el Fenómeno podría señalar entre sus pocas deudas futbolísticas el no haber siquiera disputado una final de Champions, quedándose a las puertas de acceder a esa instancia con Los Galácticos del Real Madrid en la edición 2002-03.

5- ZLATAN IBRAHIMOVIC: Otro delantero de clase mundial que tampoco pudo ni siquiera llegar al partido decisivo del campeonato europeo, pese a jugar en equipos de primera línea como el Inter y el Milan en Italia, Barcelona y Manchester United, fue el sueco que milita hoy en el fútbol estadounidense. Para peor, Ibra lamentó una especie de maldición en Champions al decidir marcharse de equipos que, justamente tras su partida, se consagraron campeones continentales.

comentarios

Previous Un plantel Galáctico
Next El reinado de Ivan Lendl