Arjen Robben baja para siempre el telón


El neerlandés anunció el fin de su carrera profesional.

Sin duda uno de los jugadores holandeses más icónicos de los últimos años. Arjen Robben anunció su retiro del fútbol profesional a través de un sentido comunicado, donde anunció al mundo que tras no llegar a un acuerdo de renovación con el Bayern Munich, optó por dejar definitivamente la actividad.

“Lo he estado pensando mucho durante las últimas semanas. Como todos saben, me tomé un tiempo para tomar una decisión bien pensada sobre mi futuro después de mi último partido en el Bayern Munich. He decidido poner fin a mi carrera como futbolista profesional”, relató el oriundo de Bedum.

Si bien no esconde su “amor por el juego y la convicción de que aún puedes conquistar el mundo”, también consideró “la cruda realidad de que no todo funciona como te gustaría y ya no eres el chico de 16 años que no tenía ni idea de lo que significaba una lesión. Es hora de pasar al siguiente capítulo y espero pasar más tiempo con mi mujer y mis hijos, disfrutar de la vida que aún tenemos por delante”, concluyó.

De esta forma se confirma lo que se venía rumoreando hace meses. Las lesiones, esas que lo acompañaron durante gran parte de su carrera, no le permiten estar en condiciones de disputar la más alta competencia, aquella a la que el tulipán ya se había acostumbrado por sus largos años jugando en los mejores equipos del mundo.

Los inicios en su país se dieron con la camiseta del Groningen y PSV, donde a muy temprana edad fue nombrado como uno de los grandes proyectos del fútbol holandés. Tras consagrarse campeón de la Eredivisie y de la Supercopa de Holanda, Roman Abramovic, presidente del Chelsea, puso 18 millones de euros en la mesa para llevarse al extremo a Londres, donde coincidió con José Mourinho, un entrenador que supo sacarle rendimiento como delantero pegado a a la banda y con el cual se consagró bicampeón de Premier League (2005 y 2006).

Luego fue el Real Madrid quien puso sus ojos en él, llegando a la ‘Casa Blanca’ a mediados de 2007, con la esperanza de que pudiera transformarse en una de las estrellas del cuadro merengue. Si bien tuvo partidos de alto nivel, mostrando lo que se vio de él en Inglaterra, los problemas físicos fueron un dolor de cabeza constante en su paso por España, lo que terminó por gatillar su salida del club.

En agosto de 2009 se confirmó su llegada al Bayern Munich, una decisión más que acertada ya que en el elenco teutón terminó por consagrarse como uno de los mejores jugadores del orbe. Fueron 20 los títulos que el holandés dejó en el cuadro bávaro, entre los que se encuentra la Champions League 2012/2013, donde fue determinante en aquella final ante el Borussia Dortmund.

En Alemania se convirtió en ídolo del cuadro más importante de aquel país.

No veremos ya esa clásica diagonal de Arjen Robben, corriendo desde la derecha hacia el centro del campo para rematar con la zurda, su pierna mas hábil. Llega a su fin la carrera de uno de los extremos más rápidos y técnicos de los últimos años, capacitado para llegar al gol y también asistir. Dice adiós el calvo jugador que anotó 37 goles en 96 partidos con el seleccionado holandés y que sin duda marcó una época en el balompié tulipán.

comentarios

Previous Lampard regresa como DT al Chelsea
Next El triste vínculo de Di Stéfano con Chile