Andy Murray: De las lágrimas al máximo nivel


El británico ha tenido muchas complicaciones físicas desde hace un par de temporadas.

Los últimos años para Andy Murray han sido un verdadero calvario. El tenista se encuentra mermado físicamente desde mediados de 2017, cuando sus problemas a la cadera lo obligaron a alejarse del circuito ATP y dedicarle bastante tiempo a su recuperación, justo cuando atravesaba el mejor momento de su carrera y se posicionaba, en ese entonces, como el número uno del orbe.

Desde que comenzaron sus problemas hasta inicios del presente año, acumulaba pocos partidos en el cuerpo y no se veía solución. En enero de este año y previo a su participación en el Australian Open, dio una sentida conferencia de prensa, donde contó al mundo la gravedad de su lesión y que muy probablemente dejaría el profesionalismo.

“No me siento bien. He estado luchando durante mucho tiempo. Sufrí mucho dolor por aproximadamente 20 meses. Hice todo lo posible para intentar que mi cadera se sienta mejor. Estoy en un lugar mejor que hace seis meses, pero todavía siento mucho dolor. Ha sido duro”, señaló en aquella oportunidad quien es considerado uno de los grandes jugadores de los últimos años y que cosecha como títulos 2 Wimbledon, 1 US Open, 1 Copa Davis, 14 Masters 1000 y 2 oros olímpicos, entre otros galardones.

Tras caer en la primera ronda en Melbourne ante Roberto Bautista Agut, hizo su regreso para el ATP de Queen’s, donde sorprendió a todos al proclamarse campeón junto a Feliciano López. Sin embargo, su vuelta como deportista individual siguió sin darle frutos y los fantasmas que lo han rodeado el último tiempo volvían a aparecer, hasta ahora.

Hace unos días participó del China Open donde derrotó a Cameron Norrie y Matteo Berrettini, para luego caer en cuartos de final ante Dominic Thiem, luchando hasta el final el encuentro. Esta semana ingresó al Masters 1000 de Shangai donde consiguió su primera victoria en una competición de esta envergadura desde mayo de 2017, batiendo en primera ronda al argentino Juan Ignacio Lóndero.

Hoy en tanto, tuvo entre las cuerdas a Fabio Fognini, con puntos de partidos a su favor incluso, pero no supo cerrar el partido y terminó sucumbiendo por 7-6, 2-6 y 7-6, en un partido muy disputado y que además se resolvió con polémica, ya que el italiano gritó en algunos golpes del nacido en Glasgow, que hizo sentir su molestar por la situación.

Las buenas noticias para Murray no terminan aquí, pues también se confirmó su participación en el próximo primer Grand Slam de la temporada 2020: “Confirmado: Andy Murray volverá a competir en el #AusOpen en 2020”, fue la información que la organización dio a conocer a través de sus canales oficiales.

comentarios

Previous Mihajlovic superó la segunda etapa de su tratamiento
Next Messi: "Pensé en irme de España"