Amor de padres: Las historias de Silvia Grecco y Justo Sánchez


La madre brasileña consiguió junto a su hijo el premio The Best a los mejores fans del 2019

Hoy tuvo lugar en Milán la ceremonia de entrega de los premios The Best de la FIFA, que junto a los tradicionales galardones a jugadores, porteros y entrenadores, reconoce desde el año 2016 a la Mejor Afición del año. En la categoría donde el año pasado tuvimos compitiendo al ”Hincha Solitario” de Deportes Puerto Montt, en esta ocasión el premio fue para Silvia Grecco, brasileña que se hizo mundialmente conocida por acompañar y narrar los partidos del Palmeiras a su hijo con discapacidad visual y autismo.

Nacido prematuro y sin poder desarrollar las retinas de ambos ojos, el pequeño Nickollas de actuales 12 años fue rechazado por 12 parejas antes de ser adoptado por Silvia. Criado en una familia cuyo padre es hincha del Corinthians y hermana mayor del Sao Paulo, Nickollas escogió su propio equipo, el Palmeiras, según cuenta su madre a raíz de un encuentro con su ídolo Neymar, el cual le reveló ser también hincha del ”Verdao”.

“Con cinco años empecé a llevarlo a los partidos. Como no veía ponía la radio para que le acompañara, pero se ponía eufórico con el ruido de la afición y se quitaba los auriculares. Así que empecé a contarle lo que pasaba en el campo y hoy él mismo me pide que lo haga“, relata Silvia al periódico Marca sobre el origen de esta tradición. Años más tarde, en un clásico con Corinthians del 2018, madre e hijo fueron descubiertos por el reportero Marco Aurelio Souza de la cadena Globo, quien se encargó de difundir su historia.

Y tal como en aquellas jornadas en el Allianz Parque del Palmeiras, hoy Silvia narraba a un emocionado Nickollas lo que acontecía en el Teatro La Scala: “Hijo, hoy tienes frente a ti un auditorio lleno de figuras. Estamos aquí en representación de todos los aficionados, de todas las personas con deficiencia. El fútbol puede transformar a las personas“, señaló al cierre de su potente mensaje.

En su discurso, la ganadora también tuvo palabras de reconocimiento para su contendor y protagonista de otra inspiradora historia. Se trata del uruguayo Justo Sánchez, hincha de toda la vida del Club Atlético Cerro de Montevideo, convertido en un acérrimo seguidor del Rampla Juniors para honrar la memoria de su hijo Nicolás, quien falleciera en un accidente de tránsito el 2016 justamente al regreso de un partido del cuadro de los picapiedras.

 

comentarios

Previous La fortaleza de Pamplona
Next Megan Rapinoe, la futbolista del momento