Alemania y una nueva víctima de la maldición


En una definición de infarto, Alemania se inclinó sorpresivamente ante Corea por 2-0 y selló su anticipada eliminación del mundial de Rusia 2018. Es la sexta vez en la historia y tercera consecutiva que un campeón defensor no logra sortear siquiera la fase de grupos.

1- LA TRAGEDIA ITALIANA: El primer caso, aunque con 12 años de pausa producto de la Segunda Guerra Mundial, fue el de Italia en el Mundial de 1950. Con la chapa de bicampeones mundiales gracias a sus títulos en 1934 y 1938, los italianos tuvieron que disputar la cita planetaria del 50′ con el ánimo por los suelos, ya que un año antes había acontecido la Tragedia de Superga en que falleció el equipo casi completo del Torino que era además la base del seleccionado italiano. Tal fue el impacto del accidente aéreo, que el combinado de la Azurra llegó a Uruguay en barco, por lo que el cansancio del viaje sumado al mal estado anímico y lo parchado del plantel, sentenció las aspiraciones italianas en un grupo compuesto también por los clasificados Suecia y Paraguay, además de India que se retiró antes de empezar el torneo.

La Tragedia de Superga en 1949 fue decisiva en la mala actuación italiana en la Copa Mundial del año siguiente

 

2- CONFABULADOS CONTRA EL CAMPEÓN: Al Mundial de Inglaterra 1966, la selección de Brasil llegaba como siempre entre los candidatos, más aun como defensor de las coronas obtenidas en Suecia 58′ y Chile 62′. No obstante, desde el principio tuvieron el camino cuesta arriba, al ser sorteados en el ”grupo de la muerte” junto a tres grandes de la época como Bulgaria, Hungría y Portugal. Superaron con dificultades a Bulgaria en un encuentro en que Pelé fue impunemente maltratado por la defensa rival, para luego caer por idéntico marcador de 3-1 ante Hungría (sin el lastimado Pelé) y frente al Portugal de Eusebio (sin Garrincha por decisión técnica). De haber clasificado a la siguiente fase, esperaban a Brasil otros 2 duros escollos: Italia o la URSS.

Garrincha y Pelé jugaron en 1966 su último partido juntos, con el registro de no haber perdido nunca estando ambos en cancha

 

3- AZULES EN BLANCO: Quizás el caso más catastrófico de este listado, fue el de Francia en Corea-Japón 2002. Con un plantel de estrellas viviendo un excelente momento individual (Thuram, Vieira, Makélélé, Zidane, Henry, Trezeguet, entre otros), los galos no solo fueron incapaces de ganar algún partido, sino que además se fueron eliminados sin poder marcar un solo gol. Caídas ante Senegal (1-0) y Dinamarca (2-0), más un empate sin goles frente a Uruguay, marcaron el pobre registro francés en el continente asiático.

Un lesionado Zidane vio desde la banca los partidos contra Senegal y Uruguay

 

4- LAS RECIENTES DECEPCIONES: Tras el mundial del 2006, en que Brasil como campeón defensor consiguió al menos escalar hasta cuartos de final, vinieron las 2 bulladas eliminaciones en fase de grupos de Italia (campeón del 2006, eliminado el 2010) y España (campeón del 2010 y eliminado el 2014). En cuanto los italianos, tuvieron una rápida y sorpresiva despedida del mundial de las vuvuzelas, con 2 empates frente a Paraguay y Nueva Zelanda y una derrota ante Eslovaquia. Más cercano para nosotros fue el caso español en tierras brasileñas, donde nuestra selección participó directamente en la eliminación del campeón vigente con un inolvidable triunfo por 2-0, que se sumó a la goleada que les propinó Holanda por 5-1 y una victoria de 3-0 para salvar el honor contra Australia.

Aránguiz ya celebra su conquista ante la desolación de Iniesta

 

5- NO ERAN INMUNES: Se cumplió hoy una antigua máxima histórica de que ”Alemania no gana en Rusia”. Siendo los principales favoritos, con la posibilidad de igualar a Brasil como el país con mayores títulos mundiales y llegando a este partido con reales opciones de dejar en el camino a México, los germanos pagaron caro su derrota frente a los norteamericanos y su falta de ideas frente a un ordenado cuadro coreano. Además, se vieron afectados por otra conocida maldición, la de la Copa Confederaciones, que también ha perjudicado a sus campeones en los mundiales del año siguiente.

Una eliminada Corea se dio el gusto de arrastrar a los campeones vigentes

comentarios

Previous La gran deuda de Maldini
Next Senegal: La cara de África