A una década de la goleada de Alemania a Argentina en Sudáfrica


Un día como hoy, pero en 2010, Alemania goleaba a Argentina por 4-0, sellando su paso a semifinales.

Ya son 10 años de los cuartos de final del Mundial de Sudáfrica, donde Argentina y Alemania se verían las caras por un pase a semifinales del certamen.

Alemania contaba con la presencia de jugadores jóvenes como Thomas Müller, Toni Kroos y Mesut Özil. Además, estaban valiosos jugadores experimentados como Miroslav Klose, Mario Gómez y el capitán Philipp Lahm. El combinado europeo era liderado por el entrenador Joachim Löw.

Argentina llegaba con un plantel fuerte en nombres, un joven Lionel Messi era llamado a ser figura del equipo, junto a jugadores como Carlos Tevez, Sergio Agüero y Ángel Di María. Este equipo era comandado por el ex futbolista Diego Armando Maradona.

Messi llegaba a la cita con tan solo 23 años.

Thomas Müller, a los dos minutos de transcurrido el partido, abriría la cuenta para los alemanes. El primer tiempo quedó 1-0 a favor de los alemanes, dejando incertidumbre de qué haría Argentina. Una vez iniciado el segundo tiempo, cuando más apretaban los albicelestes, una gran acción de Lukas Podolski dejó a Klose solo frente al arco abierto para anotar el 2 a 0. Luego del segundo tanto, Alemania dominaría por completo el partido, algo que llevaría a los de Löw a anotar dos tantos más gracias al goleador alemán, Klose, y Arne Friedrich.

Alemania fue el equipo más goleador del torneo con 16 goles.

“Cuando uno gana 4-0 a Argentina, faltan las palabras”, dijo Thomas Müller en las primeras reacciones luego del triunfo. “Alemania está justamente en semifinales”, agregó el jugador que sería ganador del premio al mejor jugador joven del torneo. Ese no sería su único reconomiento en Sudáfrica 2010, ya que se Müller haría con el botín de oro por ser el máximo goleador del Mundial con cinco goles.

Luego de este partido, Alemania se vería las caras en semifinales con España, esta última dejaría en el camino a los teutones luego de ganarles por la cuenta mínima. 

comentarios

Previous A la carga por Vidal
Next La Fiorentina de Pulgar, a un paso de ser dirigida por un campeón del mundo