A dos años de la última función de Pablo Calandria


Un día como hoy, el argentino se despedía del profesionalismo en un Estadio El Teniente que le agradeció todo lo entregado por el “Capo de Provincia”.

En cada club hay ídolos que dejaron huella de una u otra forma. Uno de los más recientes en el fútbol chileno ha sido el caso de Pablo Calandria, ídolo de O’Higgins de Rancagua, quien fue pieza fundamental del plantel campeón del 2013, dirigido técnicamente por Eduardo Berizzo.

Calandria fue uno de los protagonistas cuando O’Higgins bajó su primera estrella.

El nacido en Buenos Aires llegó en 2013 a las filas de O’Higgins de Rancagua, en donde paso a paso fue enamorando a la gente con su garra y olfato goleador.

Calandria se transformó en el sexto goleador histórico de “Capo de Provincia” anotando 77 goles. De esos, 9 se los convirtió a Universidad Católica, siendo el equipo que más goles recibió del jugador en su estadía por Rancagua. Uno de los goles más importantes fue el que le convirtió a Rangers de penal en la victoria por cuatro goles a tres en Talca, lo que obligó a tener una final ante la Universidad Católica en el Estadio Nacional, donde O’Higgins levantó su primera copa.

El 2013, en el encuentro contra Rangers de Talca, Calandria marcó el último gol al 90′, desatando la locura de los hinchas que llegaron al Estadio Fiscal.

Un día como hoy, pero del 2018, Calandria dio su “última función” ante Audax Italiano. En El Teniente, Calandria entró al minuto 69 y convirtió desde los doce pasos el último gol del triunfo 4-0 de los celestes. Posterior al encuentro, no se movió un alma del estadio.

Más de siete mil personas asistieron al encuentro para despedir al “9”, quien dio una vuelta olímpica para decirle adiós a cada uno de los hinchas que lo fue a ver y recibir un reconocimiento especial por parte del Alcalde de Rancagua, Eduardo Soto, quien le entregó las llaves de la ciudad histórica.

Tan importante ha sido Calandria para O’Higgins que la “Trinchera Celeste” lo ha homenajeado con distintos lienzos y carteles alusivos al jugador.

“Aquí me han pasado cosas que nunca las soñé. Yo también fui hincha, fanático de un equipo, y creo que el fútbol traspasa una línea que, a veces, uno no se da cuenta”, declaró el jugador recordando los seis años en los que fue jugador del club.

“La vida nos unió y seguramente vamos a estar juntos en algún momento. Esta relación no se termina hoy”, fueron las palabras del Calandria después del encuentro. Semanas después, fue designado como el gerente deportivo del conjunto celeste, cargo que mantiene hasta la actualidad.

Al minuto 90 fue el último grito de gol de Calandria en su carrera.

comentarios

Previous Desde Inglaterra aseguran que el Leeds pensaría en un reemplazante para Bielsa
Next Ryan Giggs, el deslumbrante galés que se hizo gigante en Mánchester